El lunes 6 de diciembre, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, anunció un nuevo mandato de vacuna para el sector privado, que pone a prueba el compromiso de las personas con esta causa.

“Sí, esto es para todo el mundo”, dijo de Blasio sobre el anuncio el martes. “Hemos hablado de una excepción para el trabajo remoto porque no es el mismo concepto, obviamente, como cuando las personas están juntas en un puesto de trabajo. Y en el caso de un propietario único o alguien con un solo empleado, (por ejemplo, cuando el dueño es el único empleado), obviamente eso también es un caso distinto. Pero para … básicamente, todos los demás, donde las personas van a trabajar en un espacio de trabajo, se aplica esta medida. Y es una orden del Comisionado de Salud”.

De Blasio dijo que el Comisionado de Salud Dr. Dave Choksi, el Dr. Mitch Katz de NYC Health + Hospitals y el Asesor Senior de Salud Dr. Jay Varma, han estado en contacto y en diálogo constante con “líderes de todo el país” para explicar esta medida.

El mandato de vacunación de De Blasio afecta a 184.000 empresas y se aplica a todas las empresas cuyos empleados estén en la oficina compartida. Sin embargo, el mandato podría ampliarse a las empresas que trabajan de forma remota o aquellos que han optado por la opción híbrida. La fecha límite para presentar prueba de al menos una dosis de la vacuna es el 27 de diciembre, cuando la ley entra en vigor. Apenas unos días antes de que el alcalde deje el cargo y el alcalde electo, Eric Adams, tome el mando en City Hall.

El anuncio no incluye una opción de hacer tests para detectar el COVID-19.

La declaración de De Blasio provocó críticas inmediatas por parte de los conservadores. El presidente de NYGOP, Nick Langworthy, dijo que el anuncio del lunes fue otro caso en el que De Blasio no sabe lo que hace.

“Nada de lo que Bill de Blasio ha hecho en ocho años se ha basado en la lógica o la ciencia, y este mandato que afecta al empleo es más de lo mismo”, dijo Langworthy. “Los mandatos de vacunas han empeorado la crisis al obligar a los trabajadores de atención médica de primera línea y al personal de primera respuesta a dejar sus trabajos. Bill de Blasio pasará a ser uno de los peores alcaldes en la historia de la ciudad de Nueva York debido a políticas como esta. Gracias a Dios, nos queda menos de un mes de él “.

Según un estudio reciente realizado en Sudáfrica publicado por medRxiv, que opera el Laboratorio Cold Spring Harbor, la variante Omicron provoca más infecciones de personas que personas que ya se habían contagiado antes, una noticia que aumenta el temor de que una nueva variante rompa las barreras establecidas por la vacuna y las inyecciones de refuerzo. El estudio no indica necesariamente que los síntomas sean peores que los de la variante Delta o las anteriores del virus.

Pero eso no ha impedido que las empresas de los cinco condados se hagan escuchar colectivamente.

Andrew Rigie, director ejecutivo de la Alianza Hotelera de la Ciudad de Nueva York, una organización sin fines de lucro que representa “establecimientos de comida y bebida” en la ciudad, dijo que el alcalde saliente se está moviendo demasiado rápido con su mandato de vacunas, teniendo en cuenta la cantidad de personas que vienen a la ciudad durante la temporada de los días festivos, que compran durante estos tiempos y que son contratados para trabajos durante esta temporada.

“La salud y la seguridad públicas son primordiales, pero los anuncios del alcalde de Blasio sobre el mandato de vacunas en la ciudad de Nueva York plantean desafíos adicionales para una industria de restaurantes que ya está asediada y que necesita apoyo turístico e ingresos en esta temporada navideña”, dijo Rigie en un comunicado. “Es posible que familias estadounidenses que visiten la ciudad de Nueva York para las vacaciones programadas no puedan cumplir a tiempo con los requisitos de vacunación para los niños o para ellos mismos, y los niños de 5 a 11 años en todo el mundo no están autorizados universalmente a vacunarse. Dado que las vacaciones se acercan rápidamente y el impacto considerable de la fecha límite del 14 de diciembre, la propuesta debería retrasarse hasta el año entrante”.

Rigie enfatizó el punto en las redes sociales donde compartió un mensaje de una familia en Bélgica. En el mensaje, la madre, supuestamente, dijo que ella y su hijo no eran elegibles para la vacuna en su país. Ahora les preocupa cómo van a pasar el tiempo en Nueva York durante los días festivos. No están seguros de si las nuevas restricciones se aplican a los no neoyorquinos.

Este grupo no fue la única entidad confundida y molesta por el anuncio del alcalde. Kathryn Wylde, presidenta y directora ejecutiva de Partnership for New York City, dijo que la comunidad empresarial estaba “sorprendida” por las acciones de de Blasio.

“Las políticas inconsistentes a nivel federal, estatal y municipal no son útiles”, dijo Wylde en un comunicado enviado por correo electrónico. City Hall dice que no tendrán pautas específicas o información sobre cómo se hará cumplir esto hasta el 15 de diciembre, dos semanas antes del final de la administración de Blasio. También han dicho que los empleados deben haberse vacunado antes del 27 de diciembre, lo que da menos de dos semanas para cumplir con la orden.

“El noventa por ciento de los empleados del sector privado están vacunados, según nuestras encuestas, mientras que un número muy pequeño no lo está”, continuó Wylde. “Esto no va a cambiar el rumbo del COVID. ¿Va a ordenar el alcalde que los turistas, visitantes y estudiantes universitarios se vacunen? ¿No es esa la fuente de contagio más obvia?”

Los efectos de la variante Ómicron se desconocen, pero la corta trayectoria del coronavirus ha mostrado un aumento en los casos a medida que el clima se enfría. Hasta el 6 de diciembre, el promedio actual de 7 días para los casos de COVID es de 2,130. La última vez que el promedio de 7 días fue de al menos 2000 fue a fines de agosto.

Cuando AmNews contactó a funcionarios de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (New York Civil Liberties Union), nos dijeron que no podían dar una opinión porque no había un “documento de política integral” presentado para una revisión completa. El ayuntamiento dijo que iba a proporcionar más información el 15 de diciembre.

Nuestros intentos de contactar al New York City Law Department sobre la legalidad de este mandato no tuvieron respuesta. Sin embargo, durante una conferencia de prensa esta semana, la abogada de la corporación de la ciudad de Nueva York, Georgia Pestana, dijo que sus acciones resistirán cualquier desafío en la corte.

“El Comisionado de Salud tiene la obligación y la responsabilidad de proteger la salud pública”, dijo Pestana a los periodistas. “Aquí, él está emitiendo una orden que tiene la intención de hacer exactamente eso en medio de una emergencia de salud pública. Así que él tiene la autoridad, en general, y es para todo el mundo, no se está eligiendo una industria sobre otra y tratándolas de manera diferente”.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, intentó implementar algo como la política de De Blasio que requiere la vacuna para entidades privadas con 100 o más empleados, pero el proyecto está estancado en la corte.

Entonces, ¿qué es diferente en este caso?

“El problema con el que se ha enfrentado la administración de Biden en la corte no se aplica realmente aquí”, dijo Pestana. “Esos mandatos judiciales se emitieron porque hay preguntas sobre la autoridad de OSHA en un caso y CMS, que es la agencia que regula a los proveedores de Medicare y Medicaid, la autoridad para emitir los mandatos que hicieron. Aquí no creo que haya duda sobre la autoridad que tiene el Dr. Chokshi para emitir este mandato.”

A fines de septiembre, el alcalde ordenó que cualquier persona que trabajara para el Departamento de Educación recibiera al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19. Eventualmente la orden se expandió a todos los sectores públicos. Las empresas privadas también incluyen escuelas privadas.

La Oficina del Superintendente de Escuelas, Arquidiócesis de Nueva York, dijo que estaban al tanto del anuncio del alcalde, que incluye a todo el personal docente y administrativo de las escuelas religiosas, privadas y no gubernamentales, pero que están a la espera de más información antes de tomar cualquier medida.

“Una mayoría creciente de nuestros maestros y personal escolar ya han sido vacunados, y seguimos instando a otros a que lo hagan; los que no están vacunados, se hacen una prueba a la semana”, dijo un portavoz de la oficina. “Una vez que recibamos una notificación formal de la ciudad, revisaremos el mandato para determinar la relevancia y aplicabilidad de esta orden a nuestras escuelas católicas, y cualquier respuesta potencial. Sin embargo, nuestros estudiantes, familias, maestros y administradores deben estar seguros de que nuestras escuelas en la ciudad de Nueva York y en otros sitios permanecerán abiertas para una instrucción segura y en persona, como lo hemos hecho durante el año pasado, con una tasa de transmisión de COVID-19 casi nula en nuestras instalaciones”.

A De Blasio le quedan varias semanas como alcalde antes de entregar las riendas a Adams. ¿Aceptará Adams esta regla y la mantendrá? Según el alcalde electo, la respuesta es… quizás.

“La ciencia es clara: las vacunas son nuestra manera de salir de esta pandemia”, dijo Adams en Twitter. “Cualquiera que crea que vamos a operar bajo un nuevo manual en mi administración está equivocado. Vacúnate y ponte la dosis de refuerzo”.

“Vamos a seguir las mismas reglas, debemos vacunarnos de verdad”, dijo Adams durante una conferencia de prensa del martes.

El defensor del pueblo de la ciudad de Nueva York, Jumaane Williams, dijo que el mandato inicial de la ciudad ha tenido éxito en estimular más vacunas y negocios, y sus políticas se han extendido por todo el estado. Él no piensa que el impacto de esta medida sea diferente.

“En medio de la temporada navideña, a medida que la gente viaja por todo el estado y la mayoría de las reuniones se hacen al interior de las viviendas y otros espacios, es fundamental que el gobernador implemente estos requisitos de vacunación en todo el estado, además de requerir el uso de máscaras para todos”, afirmó Williams.

“Tenemos las herramientas y la capacidad para prevenir otra ola mortal del virus, entonces debemos tener la voluntad de usar esas herramientas, la urgencia de actuar ahora y el espíritu de solidaridad para proteger a todos los neoyorquinos.”

Traducido por estudiantes del “Proyecto de traducción de noticias para comunidades latinas”: Keishla Torres, Carmen Ortíz, Darleny Tejada y Giselle Barroso, con edición de la profesora Lidia Hernández Tapia.

Translated by students from the “News Translation for Latino Communities” Project: Keishla Torres, Carmen Ortíz, Darleny Tejada and Giselle Barroso, edited by Professor Lidia Hernández Tapia.

Leave a comment

Your email address will not be published.