Los activistas locales por la justicia medioambiental se unieron en marzo pasado para exigir a la Autoridad Energética de Nueva York (NYPA) que cierre cuatro centrales eléctricas que contaminan el sur del Bronx, a medida que el cambio hacia la energía limpia poco a poco se hace realidad. 

“Quise unirme al llamado para conseguir que esas plantas de energía eléctrica cesen de trabajar”, dijo la miembro de la Asamblea Amanda Septimo. “Al mismo tiempo que ponemos en marcha proyectos de energía más limpia, queremos desconectar los que sabemos que son perjudiciales”. 

En las vecindades de Mott Haven y Port Harris, miembros de grupos como el South Bronx Unite y We ACT for Environmental Justice dijeron que están protestando contra el aire tóxico y la contaminación que emiten las plantas de energía. Una combinación de centrales eléctricas, carreteras, tráfico de camiones, y otros factores que contaminan al aire dentro del área ha resultado en que dentro del sur de Bronx haya un nivel de hospitalización debido al asma ocho veces más alto que el promedio nacional. 

Los activistas están a favor del proyecto del estado de renovación de energía, pero debido a los riesgos que presenta para la salud, el grupo quiere acortar la línea del tiempo que planea la clausura de las plantas para el 2026, en vez de la fecha límite que está prevista para el 2035.

A través del tiempo el Bronx se ha convertido en una “zona de sacrificio”, a donde van a parar residuos tóxicos de la ciudad: las comunidades de color y de bajos ingresos pagan las consecuencias del funcionamiento de las plantas eléctricas, dijo Loinnie J. Portis, coordinador de políticas públicas y activismo por el medio ambiente de WE ACT. 

La ciudad y el Estado de Nueva York, tienen como objectivo alcanzar al menos un 70 por ciento de su energía de fuentes  renovables para el año 2030. Actualmente algunos proyectos incluyen centros eóticos (instalaciones de aerogeneradores que emplean la energía del aire para producir electricidad) en Brooklyn,  Long Island y nuevas líneas de transmisión como el proyecto Clean Path NY y Champlain Hudson Power Express (CHPE). Clean Path llevará energía solar y eólica desde el norte del estado hasta la ciudad, con líneas subterráneas en el sur del Bronx. Se estima que logrará eliminar las emisiones de 49 millones de toneladas de carbono en todo el estado. El plan es que esté instalado para el año 2027. La CHPE (Champlain Hudson Power Express), es una línea de transmisión hidroeléctrica similar y pretende estar instalada y operativa para el año 2025. Ambas han sido aprobadas por la gobernadora Kathy Hochul. 

Mientras tanto, las centrales eléctricas de gas natural de la NYPA (New York Power Authority), están en funcionamiento desde que se instalaron en el año 2021 para ayudar a satisfacer las neecesidades energéticas de la ciudad. Básicamente son como generadores de respaldo gigantes que se activan durante horarios pico. NYPA está de acuerdo en que la transición hacia estas plantas y tecnologías más nuevas, reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes en la ciudad.

“El centro de energía no se usa en la hora pico. No están siendo utilizados constantemente,” dijo A. Mychal Johnson de South Bronx Unite. “ Nuestra comunidad de afroestadounidenses y personas de color es seriamente afectada por el asma. Nosotros cargamos el peso del daño al medio ambiente.”

Septimo dijo que la administración no ha definido una fecha límite para hacer este cambio y se sumó a las cartas que han enviado activistas a la NYPA.

NYPA dijo, en respuesta a las preguntas de Amsterdam News, que actualmente está realizando un estudio sobre la transición de la central eléctrica, ya que dicha transición debe hacerse al tiempo que siguen abasteciendo electricidad a la ciudad.

NYPA dijo que enviaron una carta a South Bronx Unite el lunes 28 de febrero y que el grupo nunca respondió. La agencia dijo además que el grupo activista después organizó una conferencia de prensa pública sin notificar a la NYPA. 

“NYPA se ha comprometido a ser la primera en tomar acción, a explorar nuevas líneas de energía limpia, para que juntos con nuestros socios, encontremos un camino para un medio ambiente más limpio para todos los neoyorquinos”, dijo  el presidente  del NYPA, Gil C. Quiñones en un comunicado de prensa del 2020. 

NYSERDA no respondió a nuestra solicitud de un comentario para este reporte.

Ariama C. Long es miembro del cuerpo de Report for America y escribe sobre cultura y política en la ciudad de Nueva York para The Amsterdam News. La donación de nuestros lectores contribuye a que pueda seguir escribiendo historias como esta. Por favor, considere hacer una contribución libre de impuestos hoy a través del siguiente enlace: https://tinyurl.com/fcszwj8w 

Traducido por estudiantes del “Proyecto de traducción de noticias para comunidades latinas”: Edith Amparo, Abigail Morales, Odris Casado, Evelyn Villar de los Santos, Anderlin López, Susan Pimentel Castillo, Joceline Maita Deleg, Esmarlin Reyes, Yaiza Castillo y Lismarie Areche, con edición de la profesora Lidia Hernández Tapia. 

Translated by students from the “News Translation for Latino Communities” Project: Edith Amparo, Abigail Morales, Odris Casado, Evelyn Villar de los Santos, Anderlin López, Susan Pimentel Castillo, Joceline Maita Deleg, Esmarlin Reyes, Yaiza Castillo and Lismarie Areche, edited by Professor Lidia Hernández Tapia.

Leave a comment

Your email address will not be published.